La calidad del aire es uno de los factores más importantes en un ambiente confortable. La atmósfera interior es de mala calidad cuando hay poca circulación del aire en los inmuebles, ya que se presentan problemas de humedades, condensación, concentración de gases y humos y proliferación de mohos y ácaros peligrosos para la salud. Una solución eficaz para los problemas de circulación de aire es la ventilación forzada.

Pero ¿Cómo funciona la ventilación forzada?

Cuando la ventilación natural no es suficiente para renovar el aire interior, la ventilación forzada se presenta como el apoyo ideal de la
climatización industrial o doméstica. Las instalaciones de ventilación forzada funcionan con energía eléctrica y trabajan introduciendo o extrayendo el aire del espacio en cuestión.

Su mecanismo es simple: introducen aire filtrado (eliminando las particulas perjudiciales) del exterior y expulsan el aire del interior del espacio al exterior. Es un sistema de recirculación. 

La atribución de «forzada» en este sistema de ventilación es oportuna dado que para absorver y expulsar el aire en temporadas donde el clima es muy seco (como el verano) se precisa de tecnología específica (cajas de ventilación, extractores, etc) y no de la simple existencia de aberturas en el espacio en concreto (ventilación natural)

Las ventajas de la ventilación forzada son evidentes:

  • Mejora la climatización
  • Se extrae el aire viciado, así
    como los humos, gases, partículas y polvillo en suspensión
  • Hay mayor provisión de oxígeno para los habitantes
    de la casa o los trabajadores del local
  • Se ayuda a secar el aire interior

¡¡ AMV realiza instalaciones de ventilación !! si estás interesado… Pulsa aqui

La ventilación forzada para combatir la humedad

En los inmuebles mal ventilados la humedad del aire puede acumularse y condensarse en forma de gotas en las superficies frías.
Cuando la condensación es reiterada, las superficies se deterioran, la pintura se desprende, aparecen manchas y, lo peor, la salud se resiente. La humedad tiene un coste económico (porque siempre sentimos la casa «fría» y hace falta más calefacción para combatirla) y de salud, ya que puede provocar problemas respiratorios (por ejemplo, por culpa de los hongos).

Obviamente, esa humedad «encerrada» no estaría ahí si hubiera una correcta ventilación natural.

Instalación de AMV de ventilación forzada en taller mecánico

La ventilación forzada, eficacia y confort

Para acabar nos gustaría señalar algo importante: los sistemas de ventilación forzada son una inversión segura en salud, confort y ahorro económico  pues suponen un apoyo para los sistemas de climatización y ayudan a crear entornos agradables en el espacio de trabajo, sea una oficina, un taller o una instalación industrial.